1 Mundo, 4 Reinos ¿Quién se hará con el poder?
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Temas similares
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 13 el Sáb Ene 29, 2011 1:23 am.
Últimos temas
» Uncanny X-men (Afiliación Élite)
Sáb Abr 16, 2011 9:09 pm por Invitado

» #Registro de Dones.
Sáb Abr 16, 2011 12:53 pm por Katherine G. Pierce

» #Registro de Nombre.
Sáb Abr 16, 2011 12:45 pm por Katherine G. Pierce

» #Registro de PB.
Sáb Abr 16, 2011 12:44 pm por Katherine G. Pierce

» Dangerous World [Foro NUEVO]- élite
Mar Abr 05, 2011 12:32 am por Invitado

» Fragile Eternity [Normal]
Vie Mar 11, 2011 9:25 pm por Invitado

» Camp WMemory - Vip-
Miér Mar 09, 2011 6:59 am por Invitado

» Academia Moon Eyes [Elite] {Se necesitan personajes Cannon}
Sáb Mar 05, 2011 12:53 am por Invitado

» Angel's Sanctuary - Elite
Vie Mar 04, 2011 9:28 pm por Invitado







Mejores posteadores
Ariadne
 
Moses
 
Ryusei
 
Reivan
 
Aura
 
Lady Ofelia
 
Ninlil
 
Isis Cromwell
 
Pyrena
 
Zarek
 







Comparte | 
 

 La historia de la niña que hablaba con el pez rojo y soñaba con dibujar las estrellas. {Ariadne}

Ir abajo 
AutorMensaje
Yana
Sacerdotisa de Isthar
avatar

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 30/01/2011

MensajeTema: La historia de la niña que hablaba con el pez rojo y soñaba con dibujar las estrellas. {Ariadne}   Dom Feb 13, 2011 7:05 pm

Metí una mano en el agua soltando a Nhi nada más rozar el agua, retiré la mano momentanemanete por los coletazos que me pegó pero en seguida la volvía a tener sumergida en el agua. Le delimitaba el espacio por el cual podía nadar, no era porque tuviera miedo a que se escapase sino que era una forma de jugar con Nhi. Nunca se había escapado y a pesar de ser un pez había tenido bastantes oportunidades de hacerlo y todavía no lo había hecho, dudaba que lo fuera a hacer alguna vez. Nadaba en círculas, me gustaba verle nadar. Hacia un lado y luego hacia el otro pero siempre en los mismo círculos, en ocasiones, se paraba mirándome. Sabía que lo hacía cuando se paraba ya que enseguida volvía nadar en círculos.

Terminé tumbada sobre la hierba, el sol estaba saliendo pero hacía bastante rato que hacía luz. No se escuchaba nada excpeto el leve murmullo del agua. Me gustaba el silencio, nadie hablaba, nadie decía nada, nadie me obligaba ha decir nada. Estaba sola, sólo Nhi y yo. Con Nhi no necesitaba estar con nadie más, sabía que me escuchaba que me entendía aunque muchos dijeran lo contrario. Yo lo sabía, lo sabía, estaba segura, totalmente segura. Le acariciaba cuando pasaba cerca de mi mano. Siempre me gusto su bonito color rojizo y sus escamas suaves y resbaladizas. Nhi, había sido un regalo, un regalo traído de Lagash ya que este tipo de peces eran muy comunes por allí. Pero Nhi, era especial, lo sabía, me entendía y me escuchaba como nadie lo había hecho nunca. Cuando me miraba no me juzgaba como otros ni decía cosas por lo bajo sobre mí.

Estaba bien donde estaba y dedicar mi vida a la Diosa era el mayor honor que había podido tener y el resto de sacerdotisas no eran lo que se dice malas conmigo pero me sentía sola y no me terminada de sentir agusto con ellas. Decían cosas sobre mí, porque era diferente... Al igual que Nhi, ya que aquí era diferente... Los dos éramos diferentes, eso me gustaba.

Era temprano, cuando había salido del templo no había nadie despierto, lo hacía para evitar responder a preguntas a las cuales no me sentía cómoda respondiendo. Cuando era pequeña solía ir de noche para no tener que dormir y soportar las mismas pesadillas como cada noche, pero ahora prefería ir por la mañana. Veía el amanecer y era cuando hacía mejor temperatura ya que todavía se conservaba el fresquito de la noche que se iba tornando cálido según subía el sol.

Miré a Nhi pensativa, empecé a hacer círculos con un dedo en el agua siguiendo la trayectoria de mi pececito de color rojizo.
-Espero que hoy no llueva...No me gusta la lluvia. Moja...Ya sé, es porque el agua moja. Pero a tí no te importa ¿Verdad?-se paró momentaneamente para luego seguir nadando-Está claro que no... Esta tarde intentaré acabar mi dibujo... Si llueve, claro...¿Si no?.... Pues la verdad no sé.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ariadne
Sacerdotisa de Isthar
avatar

Mensajes : 364
Fecha de inscripción : 05/01/2011
Localización : En el Templo de Isthar

MensajeTema: Re: La historia de la niña que hablaba con el pez rojo y soñaba con dibujar las estrellas. {Ariadne}   Sáb Feb 19, 2011 9:49 pm

El día anterior había sido realmente un día bastante anormal, sobre todo porque había sido movido y debíamos aceptar que como sacerdotisa, los días raramente solían ser así. Pero claro, pasando por alto el hecho de que yo no era una sacerdotisa cualquiera, todos podrían creer que mis días eran de los mas tranquilitos, pero no era así, el simple hecho de que Argestes –o mejor dicho el Rey Argestes- quisiera cuidarme la espalda todo el santo día, hacia que para mi nada fuera tan simple o banal –aunque técnicamente para mi nada debía ser banal- la cosa era que el día de ayer había sido, muy, pero muy anormal. Considerando que pocas veces recibía la visita de la reina de Nínive en persona, y sobre todo aquello ocurrido en el lago. De solo pensarlo me volvía a molestar, así que sin pensarlo mas, decidí tomar las riendas de Balio y salir a montar un rato, quizás que podría hacer de momento, no lo tenía pensado.

Fue así como, sin darme cuenta y sin ni siquiera esperarlo, finalmente la cabalgata me llevo nuevamente al lugar, el lago de Azur, siendo que ni siquiera pensaba volver a pisarlo en unos cuantos días. -Vamos Balio ¿tenías que traerme nuevamente aquí?- Pregunte algo mas que fastidiada, pero el blanco corcel no dio señal alguna de haberme oído, es mas, ni siquiera me hizo caso cuando trate de que volviera en dirección contraria para volver a la ciudad, al reino. -Balio, vamos a casa…- Exclame molesta, pero nada, por lo que finalmente termine por desmontar y comenzar a tirar de sus riendas, sin resultado alguno. No se que tenía, pero al parecer a el no le importaba permanecer algo mas de tiempo en el lugar, y a pesar de todo, opte por seguir a mi corcel, así que comencé a caminar por el lugar, mientras tiraba de sus riendas.

El sol había aparecido por completo en el momento en que observe que en el lugar ya se encontraba alguien mas ¿A que hora habría salido del templo? No me había dicho nada, y bueno, no era que ella me dijera muchas cosas tampoco, pero considerando que era con una de las que mas hablaba, suponía que cosas como esas me las diría. Sin embargo, ni me molestaba ni me causaba nada, en realidad prefería que fuera así, le tenía bastante en estima, porque claramente era distinta a las demás y eso se notaba en creces y también se agradecía. Tener que convivir todo el tiempo con personas iguales a las otras no era la verdad, tan placentero como se creería en un principio, como yo misma me dije en un principio.

Así que me acerque sigilosamente, esperando que ni Balio metiera el mínimo ruido para llegar hasta ella pues no quería asustarla, si no me equivocaba hablaba con Nhi, el pez ¿imaginario? que tenía, aun no estaba segura del todo, y creo que finalmente nunca iba a estarlo. Cuando estuve lo suficientemente cerca de ella, me senté a uno de sus costados, observando el agua dispersarse de un lado a otro, el lago Azur era uno de los pocos sitios en que normalmente me sentía tranquila y espera que eso –a pesar de mi pequeño incidente del día anterior- nunca cambiara

-Nunca he entendido el porque no te gusta la lluvia- Clame tranquilamente, luego de escuchar sus palabras sobre la lluvia. Si, mojaba. Pero ¿No era eso lo bueno del agua? Yo por mi parte amaba la lluvia, es mas, cada vez que llovía y podía salía afuera a caminar, no me importaba si me llegase a enfermar, porque pocas cosas me tranquilizaban y una de ellas, era el agua.




-Mil disculpas por la tardanza, intentaré que las próximas respuestas no tarden tanto, trabajare en ello (: -

_________________

-Shhhh!!-

|| I just want you to know who I am || Where is Moses? ||

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
La historia de la niña que hablaba con el pez rojo y soñaba con dibujar las estrellas. {Ariadne}
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» El mejor altavoz de la historia
» LA HISTORIA OCULTA DE LA RAZA HUMANA.
» historia de los bucaneros.
» La Capsula del Tiempo (Historia de CATERPILLAR)
» Historia del general Dann y de la hija de Mara, de Griot y del perro de las nieves, de Doris Lessing

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Sión, el último Reino :: Nínive :: Lago de Azur-
Cambiar a: